loader image
Superposición del sitio

IVÁN

IVÁN

“Soy Iván , un chico normal, sencillo, que no se complica la vida, de soluciones rápidas e inteligentes para cualquier problema. Parezco muy calmado por fuera pero soy muy nervioso. Empático, familiar, muy cercano para mis amigos, sincero, no soporto las mentiras ni la gente falsa. Si me tuviese que quedar con uno de los valores que más me caracterizan sería el respeto”.

Actualmente estamos desperdiciando una media de ocho toneladas de plástico al año que acaban en el medioambiente. La cantidad de microplásticos que hay en el océano es abismal y hay que dejar de consumir tanto este material porque tarda siglos en degradarse y está contaminando las aguas y provoca la muerte de miles de animales al año. Es más, muchos de estos microplásticos los ingerimos nosotros ya que muchos peces los tragan en el mar. Este proyecto se basa en el diseño de unos tuppers de plástico 100% reciclado extraído del mar que sustituirán a las bolsas de plástico y lograrán poner fin a la venta de productos envasados. Estos recipientes se venderán en los comercios locales los cuales ofrecerán descuentos a quienes acudan con estos envases ya que de esta forma evitan un gasto de plástico innecesario. Al estar fabricados con plástico extraído del mar, se limpian las aguas que tan contaminadas están actualmente. Indirectamente, también se producirá un cambio social ya que cambiarán los hábitos de la población al volver a comprar en tiendas locales y se mejorará la economía de cada municipio dejando de lado las grandes superficies.

La finalidad del trabajo es reducir el consumo de plástico haciendo que la población cambie sus hábitos de compra y acuda a comercios locales a comprar a granel en vez de ir a grandes superficies donde todo está envuelto de plástico. Además así se reavivan las comunidades más pequeñas que se han visto afectadas por los grandes mercados que les ha quitado la clientela.

“Creo que la sociedad debe cambiar su forma de consumo para modificar la forma en la que producen las empresas. La finalidad es dejar de expulsar al mar la basura que generamos, y para ello lo que se propone es ofrecer a los consumidores un envase que pueden llevar ellos mismos a los comercios locales para guardar su compra fresca sin necesidad de adquirir envases que se van a convertir en residuos nada más llegar a casa. Otra clave de este proyecto es que al estar reciclando plástico del mar, lo estamos limpiando por lo que actuamos a favor del clima cambiando la forma de vivir de las personas”.