loader image
Superposición del sitio

ALBA

ALBA

“Soy Alba, una chica amable y alegre, considerándome una persona trabajadora y constante, que se esfuerza en sacar lo mejor de sí misma. También soy muy organizada y responsable en el ámbito laboral”.

El proyecto a realizar consiste en la creación de un huerto escolar en donde niños de cursos podrán cultivar sus propios alimentos junto a la ayuda de personas de tercera edad. El problema que se identificó fue la producción local y agrícola, que está desvaneciéndose cada vez más, lo que hace que la comida se importe de otros países, multiplicando el transporte y la contaminación del planeta. En el tema de diseño se solventará mediante un packaging que contenga las bases principales para poder crear un huerto, mediante guías de información a modo de flyer sobre el cultivo de cada alimento, semillas y etiquetas de madera para que cada alumno marque su propio alimento. Por otra parte, se tendrá que tener en cuenta el tipo de material y su sostenibilidad, pudiendo ser reutilizado por los alumnos, tanto la caja para depositar material escolar o los documentos del interior, que están pensados para que todo tipo de persona ajena al alumno pueda utilizarlo y también, de cara al futuro que puedan ser útiles para saber la manera para crear un huerto. Este tipo de actividad tiene gran cantidad de beneficios para todas las personas ajenas a ella, como los niños realizarán un gran camino de aprendizaje.

Será un proceso aplicable a la vida cotidiana y un desafío para generar el cambio hacia unos valores responsables y respetuosos para el medio ambiente, es por ello que el proyecto recibe el nombre “Crece Conmigo”, porque toda persona que disponga de la caja podrá tener un aprendizaje que abarca diversos campos aparte del cultivo.

“En mi proyecto se han definido tres objetivos: la educación de calidad, la producción y consumo responsable, y las alianzas para lograr los objetivos. Es una idea que abarca muchos ámbitos necesarios para generar el cambio, ya que todos los problemas que se encuentran se ven afectados por diferentes entornos. Bajo la base de una buena educación, se pueden transmitir muchos conocimientos beneficiosos para el futuro de los más pequeños, incluyendo un aprendizaje a toda persona ajena al proyecto, en el caso de las personas de la tercera edad podrán establecer una visión mucho más sostenible y ecológica. También podrá ayudar a motivar a los familiares de los niños y poder difundirlo por sus círculos laborales”.